Seleccionar página

Alguna vez escuchás un traca-traca en tu cabeza que te dice (una y otra y otra vez) que no podés?

Algo estilo… “no estoy lista”… “soy demasiado esto”… “no soy lo suficientemente aquello”… “debería lo otro”…

Le das vueltas y vueltas a esos pensamientos mientras hacés otra cosa sin siquiera darte cuenta?

Pasa en las mejores familias!

Es esa parte de vos que trata de mantenerte segura.

Su tarea es imaginar los peores escenarios, lo terrible que puede pasar, cómo vas a decepcionar a todo el mundo… para que puedas evitar el peligro… y ya sabemos: lo hace bastante bien!

Mi vivencia (tanto personal como con clientes) es que por mucho que sepas de tu negocio, por más experiencia, capacidad, títulos, dinero, productos maravillosos tengas… si tu mentalidad no es una fuerza hacia adelante, va a ser difícil que tengas éxito.

Todos esos atributos suman, la mentalidad multiplica!

Así que a trabajar en esa mentalidad para que te lleve por donde querés ir!

El hada de los dientes no existe

Y la perfección tampoco!

Si no te ponés en marcha porque todavía no es todo perfecto, te tengo una noticia: nunca lo va a ser.

(si! a mi también me cuesta aceptarlo!)

Jugá un poco! Divertite! Soltate el pelo! Y empezá con el mínimo viable!

En algún lugar hay que empezar! y siempre hay tiempo de experimentar y mejorar…

Todas estamos trabajando para ser una mejor versión de nosotras mismas en este viaje que es la vida.

Y la mejor parte es que una vez en marcha, la inercia está de tu lado, porque un cuerpo en movimiento tiende a seguir en movimiento.

Alineate con algo más grande

Yo creo que estás acá por (al menos) una buena razón, por un propósito más grande que vos misma, que capaz no terminás de entender por ahora… porque seamos realistas: la vida es un gran misterio.

También creo que no tendrías el impulso, el deseo, el sueño, si no fueras capaz de hacerlo realidad.

Y alinearte con algo más grande te ayuda a mantener el norte cuando las cosas no van como te gustaría, cuando lleva más tiempo del que esperabas… ayuda a que cuando te topes con un problema, encuentres una solución.

Aceptación

Para cualquier cambio o desafío la aceptación me parece un buen punto de partida.

Imaginate que ahora empezás a decirte que sos esto o aquello porque te repetís esas cosas en tu cabeza? Pff… no se termina más.

Y resistirnos a algo, en definitiva, sólo hace que mantengamos el foco y la energía puesto en ello.

Como cuando te dicen “no pienses en elefantes rosados, no pienses en elefantes rosados”… y en qué pensas? En elefantes rosados!

Estar más presente

Hay una práctica muy simple que aprendí de Josh Pais que ayuda a estar cada vez más presente.

Cuando te das cuenta que estabas en el mundo del traca-traca, decís “I’m back”. Si te das cuenta, es que estás presente de nuevo y vas a ver que decir “I’m back” (en vos alta o para adentro) te va a ayudar a enraizarte más en el presente.

Mover el cuerpo también ayuda: caminá, bailá, hacé yoga, spinning o el baile del caño. Lo que más te guste! Yo siento una enorme diferencia cuando muevo el cuerpo y cuando no.

Además vas a ver que las mejores ideas y soluciones se te ocurren después de una buena transpirada.

MAMP (más acción menos parla)

Ahora es el momento de poner esto en práctica!

Porque ni las más brillantes ideas sirven de mucho si no las ponés en práctica!

Y acordate que si querés recibir mis mails todos los lunes en tu casilla, podés suscribirte al newsletter en el formulario de acá abajo!

Hasta el próximo lunes!

Pin It on Pinterest

Share This